uno de los síntomas es la defensas bajas

Señales para identificar los efectos de la astenia otoñal

El otoño llega con una serie de cambios que repercuten en nuestro bienestar físico y emocional, el cambio de estación, las bajas temperaturas y la reducción en las horas de sol, pueden llegar a causar astenia otoñal. 

El término astenia según investigadores del Hospital Británico de Buenos Aires, significa ausencia de fortaleza, vigor o fuerza. Es un síntoma complejo que abarca simultáneamente lo físico y lo psíquico en forma global, es subjetivo e implica un conjunto de sensaciones vagas, distintas para cada individuo, que se perciben  a través del sistema nervioso y del sistema muscular. 

La transición entre estaciones suele afectar a algunos individuos ocasionando lo que se conoce como astenia estacional, la cual es más propensa en mujeres desde los 20 hasta los 50 años, sin embargo, los adultos mayores también son sensibles ante los cambios de temperatura. 

Efectos 

Los síntomas de la astenia otoñal se presentan generalmente en personas que presentan dificultad para adaptarse al cambio de clima. Algunas de las manifestaciones que indican presencia de astenia otoñal van desde lo emocional a lo físico. 

Efectos emocionales: tristeza, apatía, decaimiento, irritabilidad y falta de apetito. 

Efectos físicos: defensas bajas, cansancio, debilidad, somnolencia, problemas de concentración, disminución de la libido, dificultad para dormir, resfriados. 

Recomendaciones (Vea también: Prevención y cuidados de refriados en otoño

Para evitar que los efectos del cambio de estación interfieran con el desarrollo de tus actividades, puedes tomar precauciones llevando un estilo de vida saludable. 

Mantener una alimentación balanceada provee al cuerpo de los nutrientes necesarios para enfrentar alteraciones externas. Consumir frutas y verduras, productos propios de la temporada y mantener el cuerpo hidratado, son prácticas que incrementan no solo en bienestar físico sino el estado de ánimo. 

Realizar ejercicio físico y participar en actividades recreativas, reducen el estrés y fortalecen el estado de ánimo. 

Dormir por lo menos 8 horas diarias, garantiza el descanso necesario para desarrollar las actividades cotidianas con más relajación. 

Deja una respuesta

cinco × 2 =