Cuatro consejos a considerar para cuidar la alimentación durante la ola de calor

El académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Finis Terrae, Gonzalo Costa Luengo, entrega algunos consejos para cuidar nuestra alimentación

Entre las recomendaciones de Costa se encuentra aumentar el consumo de frutas de la estación, cuidar los alimentos de las altas temperaturas manteniéndolos refrigerados y evitar el consumir mariscos contaminados con marea roja.

1. Hidratación

Beber 2 litros diarios de agua nos ayuda a mantener la temperatura corporal y a regular todos nuestros procesos fisiológicos. Con ello es importante el consumo de frutas de la temporada, que poseen gran cantidad de agua, como el melón, la sandía, los duraznos y las uvas, entre otras.

2. Frutas frescas de la estación

Además de aportar agua, las frutas nos proporcionan vitaminas, minerales y antioxidantes. Estos últimos nos protegen del paso del tiempo y de los efectos de la exposición prolongada al sol.

Por eso debemos consumir una mayor cantidad de frutas frescas y de la estación, ya sea como postres, jugos sin azúcar añadida -la fruta tiene su propia azúcar- y colaciones en los paseos a la playa, piscinas o lagos.

3. Cadena de frío

Otra cosa que debemos considerar en temporada de calor es que el aumento de las temperaturas genera condiciones propicias para el desarrollo de microorganismos.

Estos se desarrollan en los alimentos cuando son almacenados a temperatura ambiente, generando en algunas ocasiones toxinas y acelerando su descomposición. Por eso es importante la refrigeración y mantener las cadenas de frío.

4. Ojo con el consumo de mariscos

Los mariscos son productos que se descomponen rápidamente con las actuales condiciones de calor si no se almacenan refrigerados. También hay que considerar su procedencia, ya que podrían venir contaminados desde el mar debido a que en algunas zonas se han generado brotes de marea roja.

Esta aparece en las aguas de nuestro país con el aumento de las temperaturas, lo cual provoca el aumento de la floración marina, generando toxinas que son sumamente peligrosas y dañinas para el hombre, que incluso pueden provocar la muerte.

Fuente: BioBioChile.Cl

Deja una respuesta

diez − dos =