vejez-saludable-recomendaciones-

Hábitos alimenticios para garantizar una vejez saludable

La expectativa de vida de un adulto mayor debe ir de la mano con una vida saludable y de calidad. Para lograr este equilibrio la alimentación juega importante rol, ya que no solo aporta los nutrientes requeridos por el organismo, sino que además ofrece energía, previene el desarrollo de ciertas enfermedades y ralentiza el desgaste natural a causa del envejecimiento.

La Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile plantea en su portal web que “con una dieta balanceada se pueden prevenir patologías como osteoporosis, anemia, enfermedades cardiovasculares, algunos cánceres en especial de mama y de colon y mantener los niveles normales de lípidos en sangre, colesterol y triglicéridos.”.

Una alimentación balanceada es necesaria en todas las etapas de la vida, sin embargo, en la tercera edad las necesidades nutricionales cambian producto de los cambios físicos que atraviesa la persona y por ende en esta fase se debe prestar especial atención a la alimentación.

¿Cómo debe ser la alimentación del adulto mayor?

Es importante tener en cuenta que la alimentación de un adulto mayor debe ser variada, nutritiva y de fácil digestión. Dado que la pérdida del sentido del gusto es común a esta edad, se deben evitar comidas monótonas y repetitivas, por el contrario, trate de que se vean apetecibles.

La disminución del apetito también ocurre en personas de la tercera edad por lo que puede distribuir las comidas en cuatro o cinco porciones con pequeñas cantidades.

Dentro de la dieta de una persona mayor, se deben incluir alimentos ricos en carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales, fibra, grasas naturales y líquidos.

Algunos datos

  • Es recomendable tener en cuenta alimentos ricos en antioxidantes para prevenir enfermedades degenerativas.
  • Para una buena salud ósea también se deben incorporar alimentos como productos lácteos, pescados, verduras de hoja verde, granos, frutos secos y semillas, huevos.
  • Los cereales integrales, carnes magras, pastas, pescados, judías y guisantes, frutos secos, huevos, productos lácteos, vegetales de hoja verde y mariscos; son una excelente fuente de energía.
  • Mantener la hidratación es importante en los abuelos, por ello se recomienda ingerir alrededor de 2 litros de agua al día, los cuales se pueden alternar con jugos, caldos e infusiones.
Deja una respuesta

18 + 4 =