alimento ideal para pacientes con deglución

Aportes nutricionales del yogurt en la tercera edad 

La alimentación durante la tercera edad es un tema al cual debemos prestar especial atención, es importante asegurarnos que la dieta de nuestros ancianos incluya los nutrientes que el cuerpo necesita y a su vez prevenir el consumo que aquellos alimentos que afecten su salud. 

Dentro de la larga lista de alimentos que aportan beneficios al adulto mayor, se encuentra el Yogurt, un producto derivado de la leche ideal para los requerimientos nutricionales de nuestros abuelos. 

Según publicaciones del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, el consumo de yogurt puede ayudar a mejorar la ingesta de diversos nutrientes y mantener el bienestar metabólico como parte de un patrón dietético saludable y energéticamente balanceado.  

 Al contener diversas vitaminas, minerales, ser bajo en sodio y contribuir a la dieta con no más del 1,0% de los azúcares añadidos, puede ayudar a mejorar la calidad del patrón dietético consumido. 

 Beneficios 

  •  La consistencia suave y cremosa del yogurt facilita su deglución, un aspecto positivo para quienes tienen afectaciones a nivel bucal y disfagia. 
  • Es muy recomendado para quienes padecen trastornos gastrointestinales como colon irritable y la gastroenteritis, sus componentes mantienen el equilibrio en la flora bacteriana, maltratada por el alto consumo de medicinas. 
  • El yogurt es un alimento completo, contiene vitamina B que refuerza las defensas, vitamina D que facilita la absorción de calcio, probióticos que regulan la flora intestinal, calcio que previene la aparición osteoporosis, además de minerales como el magnesio y el potasio. 
  • Uno de los excelentes beneficios del consumo de yogurt durante la tercera edad, es su alto contenido de calcio y es que debido a descalcificación que sufren los huesos en esta etapa, la demanda de este mineral se incrementa. 
  • Es muy común en la tercera edad que el intestino disminuya la actividad de lactasa (enzima responsable de digerir el azúcar de los lácteos), lo que convierte a la persona intolerante a la lactosa. Esta condición impide que la persona consuma alimentos lácteos como la leche y el queso, los cuales también contienen el importante calcio que requieren los huesos. 
  • El efecto probiótico del yogurt, fermenta la lactosa convirtiéndola en ácido láctico y haciendola más digerible, por ende, este alimento no solo es una fuente de calcio, sino que además es una excelente opción para quienes no pueden ingerir alimentos lácteos. 
Deja una respuesta

9 + veinte =